47001-23-31-000-1993-03518-01(15459)

RIESGO PROPIO DEL SERVICIO – Militar profesional / MILITAR PROFESIONAL – Riesgo propio del servicio / RIESGO EXCEPCIONAL – Arma de dotación oficialLa jurisprudencia de esta Sala ha entendido que la afectación de los derechos a la vida e integridad personal del militar profesional constituye un riesgo propio del servicio que prestan, como es el caso de las lesiones o muerte que se causan, por ejemplo, en combate, emboscadas, ataques de grupos subversivos, desarrollo de operaciones de inteligencia, es decir, en cumplimiento de operaciones o misiones militares. De allí que, cuando ese riesgo se concreta, al Estado no se le puede atribuir responsabilidad alguna, a menos que se demuestre que la lesión o muerte deviene de una falla del servicio o de un riesgo excepcional que indique el sometimiento del afectado a un riesgo mayor que el de sus demás compañeros, con quienes desarrolló la misión encomendada. Así mismo, ha sostenido esta Sección del Consejo de Estado que en aquellos eventos donde no es posible determinar, con certeza, que el daño causado a un miembro de la Fuerzas Militares resulta inherente al riesgo asumido debido a su vinculación voluntaria a dichas instituciones, debe acudirse al régimen objetivo bajo el título jurídico de riesgo excepcional, como quiera que se trata de una situación que no corresponde a las condiciones normales de la prestación del servicio. Nota de Relatoría: Ver sentencias del 15 de noviembre de 1995, exp. 10.286; 12 de diciembre de 1996, exp. 10.437; 3 de abril de 1.997, exp. 11.187; 3 de mayo de 2001, exp. 12.338; Sentencia de julio 19 de 2005, exp. 13.085; sentencia d e 11 de noviembre de 1999, expediente 12.700; del 18 de mayo de 2000, expediente 12.053.ARMA DE DOTACION OFICIAL – Falla del servicio / FALLA DEL SERVICIO – Arma de dotación oficial Así pues , está acreditado que las lesiones físicas que se causó el infante de marina fueron consecuencia del mal estado en que se encontraba su arma de dotación oficial, es decir, están acreditados los elementos de responsabilidad extracontractual del Estado, como quiera que el daño antijurídico irrogado a los actores devino de un hecho de la Administración, el cual es constitutivo de una falla en el servicio, de tal manera que correspondía a la entidad pública demandada demostrar que tal falla no se configuró, entre otros por razón de su proceder cuidadoso y diligente o invocar y acreditar la ocurrencia de una causa extraña que excluya o atenúe la responsabilidad que, inexorablemente, surge en su contra, como consecuencia de la situación fáctica descrita anteriormente. En relación con este punto, la entidad demandada alegó como causa extraña la culpa exclusiva de la víctima, por cuanto el mantenimiento y control de las armas de dotación corresponde a quienes les han sido asignadas y porque el lesionado no informó acerca de la deficiencia que presentaba su arma en el seguro; sin embargo, no obra en el plenario prueba alguna que permita establecer, con claridad, que el infante de marina hubiere tenido pleno conocimiento acerca de la avería o el defectuoso funcionamiento que presentaba el seguro del arma y, por tanto, mal podría imputársele alguna clase de omisión, puesto que -se reitera- en nada se probó que aquél conocía el mal estado del fusil que se le había asignado.DAÑO MORAL – Arbitrio judicial / ARBITRIO JUDICIAL – Daño moral / PRINCIPIO DE EQUIDAD – Arbitrio judicial. Daño moral

Solo los clientes que compraron los siguientes productos: Membresía por un (1) año al Colegio de Abogados Administrativistas para Estudiantes, Membresía por un (1) año al Colegio de Abogados Administrativistas para Profesionales pueden acceder a este contenido.