CE-SEC1-EXP2000-N5365

CONCESIÓN DE AGUAS – Caducidad administrativa / TITULO MINERO – Su cesión no implica el de la licencia de uso de aguas / CONCESIÓN DEL DERECHO MINERO – No implica uso de aguas, por ser derechos independientes reconocidos por autoridades diferentes / CONCESIÓN DE AGUAS – No es accesoria a la concesión y exploración de minas / FALTA DE LEGITIMACIÓN EN ACTIVA – Existencia por falta de cesión de la licencia de aguas antes de la declaratoria de caducidad / FALLO INHIBITORIO Para la Sala, del contenido del art. 22 del Código de Minas y del Art. 1964 del C.C. no se desprende que el hecho de haber cedido el señor Luis Reinaldo Bernal, en favor de DIATOMILL LTDA., el derecho para la exploración técnica de yacimientos de DIATOMITAS conlleva la cesión del derecho al uso del agua de la Laguna de la Herrera, pues la primera disposición se refiere, precisamente, a los derechos que emanan del título minero, sin que de dicho título emane el derecho al uso del agua en cuestión, pues éste se derivó, precisamente, de la Resolución núm. 01564 de 4 de octubre de 1979, revocada mediante los actos objeto de demanda. La norma en cita del Código Civil no es aplicable al asunto que ocupa su atención, dado que el uso del agua de la Laguna de la Herrera no puede considerarse un privilegio que deviene de la concesión del derecho minero, ya que, son dos derechos independientes reconocidos por dos autoridades diferentes, sin que el hecho de que en la Resolución núm. 01564 de 4 de octubre de 1979 se haya dejado dicho que, “Las autorizaciones concedidas al señor Luis Reinaldo Bernal Rubio en esta providencia, quedan condicionadas en su vigencia a la del permiso de exploración y la concesión de explotación, que otorgue el Ministerio de Minas y Energía”, signifique, que la licencia para el uso de las aguas de la laguna es accesoria a la concesión para la exploración y explotación del yacimiento, pues, de ser así, no sería necesario que se surtieran dos actuaciones distintas y ante dos autoridades diferentes para efectos de obtener las respectivas autorizaciones (la del uso del agua y la de exploración minera). Para corroborar lo anterior, es decir, que la cesión del respectivo derecho minero no conlleva la concesión del uso del agua, basta a la Sala remitirse a lo dispuesto en los artículos 95 y 50 de los Decretos 2811 de 1974 y 1541 de 1978, en los cuales expresamente se señala que para que el concesionario del uso de aguas pueda traspasar, total o parcialmente, la respectiva concesión, es necesaria la autorización previa. En igual sentido se pronuncian los artículos 26 de los Acuerdos 26 de 1979 y 10 de 1989, por medio de los cuales se dictaron normas para administrar las aguas de uso público en el área de la CAR, el primero vigente para la fecha de expedición de la Resolución 2848 de 1988 y el segundo para la fecha de expedición de la Resolución 5302 de 1990. Forzoso es concluir que la sociedad DIATOMILL LTDA. carece de legitimación por activa para demandar las Resoluciones 2848 de 4 de octubre de 1984 y 5302 de 26 de septiembre de 1990, en la medida de que la concesión de aguas le fue otorgada al señor Luis Reinaldo Bernal, y fue a él mismo a quien se le declaró la caducidad de dicha resolución, sin que pueda hablarse de la cesión de la misma por virtud de la ley, como lo afirma la parte actora, dado que de acuerdo con las normas citadas, se requiere de la autorización previa de la autoridad para poder llevar a cabo la concesión del uso del agua. En consecuencia, la Sala se releva de pronunciarse sobre el recurso de apelación propuesto por el apoderado de DIATOMILL LTDA., dado que al encontrarse probada la excepción en cuestión revocará la sentencia apelada y, en su lugar, proferirá un fallo inhibitorio. CONSEJO DE ESTADO SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

Solo los clientes que compraron los siguientes productos: Membresía por un (1) año al Colegio de Abogados Administrativistas para Estudiantes, Membresía por un (1) año al Colegio de Abogados Administrativistas para Profesionales pueden acceder a este contenido.